DIV06

Usted está aquí: Saltar la barra de navegación de las migas Sexta División del Ejército Nacional -   Conózcanos -   Noticias -   Káiser, el héroe de cuatro patas que partió hacia el Ejercito Celestial Canino con honores

Fin barra de navegación de las migas


Káiser, el héroe de cuatro patas que partió hacia el Ejercito Celestial Canino con honores

13 de mayo de 2015

Hoy no fue un día normal para los más de 20 mil hombres que conforman la Sexta División del Ejército Nacional en el sur de Colombia. Todos los uniformados tenían algo de tristeza en sus corazones, uno de los suyos se despidió del servicio activo en la institución y de su vida. La razón: cuatro patas, nariz fría y una cola que se movía constantemente.
Káiser, el héroe de cuatro patas que partió hacia el Ejercito Celestial Canino con honores El perrito, luego de recibir las medallas militares Fe en la Causa (máxima distinción otorgada a los miembros del Ejército que se destacan por su entrega y profesionalismo) y Herido en Acción (entregada al personal militar que en cumplimiento del deber fue herido por el enemigo) y tras una calle de honor de todos los oficiales, sub oficiales, soldados y personal civil del Batallón de Ingenieros N.12 General Liborio Mejía, pasó a la sala de quirófanos veterinario de esta unidad. Con una inyección, Kaiser, dejó de sufrir y desde hoy hace parte del Ejército Celestial Canino.
Ampliar Imagen [+]
Florencia, Caquetá. Káiser es el perro, que en febrero del año pasado por accidente activó una mina antipersonal que terroristas del Frente 15 del Bloque Sur de las Farc, habían instalado para contener el avance de un grupo especial, conformado por 40 militares. Los uniformados iban tras el cabecilla de esa estructura ilegal, alias Wilmer. El can debió recibir la eutanasia a causa de su delicado estado de salud.

En aquel infortunado hecho, el perro fue atendido de inmediato por enfermeros militares de combate. La cacería contra el jefe guerrillero, se congelaba. La prioridad, ahora, era salvar la vida del can. De inmediato el comandante de la unidad solicitó apoyo helicoportado para evacuarlo hacia Florencia, Caquetá.

Cuando el helicóptero sobrevoló la zona, fue hostigado con disparos de fusil por los guerrilleros que en ese momento se daban a la fuga. Los subversivos del Frente 15 de las Farc intentaban de esta forma impedir el aterrizaje. Cada segundo perdido, ponía en riesgo la vida de Kaiser. El piloto, en una maniobra valerosa logró ingresar al sitio indicado y evacuar el perro herido.

En medio de la peligrosa maniobra, Kaiser fue traslado a Florencia, donde lo esperaban los médicos veterinarios del Batallón de Ingenieros N.12 General Liborio Mejía de la Fuerza de Tarea Júpiter. Tras un riguroso examen determinaron operar de inmediato. El can fue sometido a cuatro intervenciones quirúrgicas. Se salvó, pero la acción de la mina, produjo consecuencias irreversibles. De un estallido se cortó su camino operacional.

Perdió su miembro delantero derecho y el ojo del mismo costado. No podía regresar a las operaciones que en ese momento el Ejército adelantaba en las selvas del Caquetá contra alias Wilmer y sus hombres del Frente 15 del Bloque Sur de las Farc.

El agudo y fino olfato de este perro, de raza labrador y color negro, ya había evitado que los uniformados que iban junto a él, cayeran en dos áreas minadas ese mismo día, en inmediaciones de la vereda El Triunfo zona rural del municipio de La Montañita, Caquetá.

Hace cerca de 15 días, en el miembro delantero izquierdo, una masa de tamaño anormal, fue detectada por el teniente veterinario de la Sexta División del Ejército Nacional. Tras la práctica de unos exámenes y una radiografía, el diagnostico arrojó la presencia de un Osteosarcoma.

Los osteosarcomas son más comunes en perros que en gatos. La malignidad de los mismos es más evidente en los canes que en los felinos. Este tumor representa el cáncer de hueso primario más común en el perro, afectando sobre todo a los miembros (esqueleto apendicular) aunque también pueden aquejar al esqueleto axial (columna vertebral). En este caso afectó el humero izquierdo, sin que se pueda hacer nada para salvarlo.

Por esta razón, una junta veterinaria de Ejército, determinó que para evitarle mayor sufrimiento a este héroe de cuatro patas, lo mejor era aplicarle la eutanasia. El perrito, luego de recibir las medallas militares Fe en la Causa (máxima distinción otorgada a los miembros del Ejército que se destacan por su entrega y profesionalismo) y Herido en Acción (entregada al personal militar que en cumplimiento del deber fue herido por el enemigo) y tras una calle de honor de todos los oficiales, sub oficiales, soldados y personal civil del Batallón de Ingenieros N.12 General Liborio Mejía, pasó a la sala de quirófanos veterinario de esta unidad. Con una inyección, Kaiser, dejó de sufrir y desde hoy hace parte del Ejército Celestial Canino.

DATOS DE INTERES: Se estima que Kaiser, logró detectar cerca de 18 áreas minadas (cada una de ellas podía tener entre 10 y 20 minas antipersonal o artefactos explosivos), así mismo fue protagonista de primera línea, en el hallazgo de tres resultados de alto valor estratégico, entre ellos una caleta con más de una tonelada de anfo hallada por las autoridades en diciembre de 2012 en el municipio de San José de Fragua Caquetá.

En la actualidad, la Sexta División del Ejército Nacional, cuenta con cerca de 360 perros que hacen parte del equipo de caninos antiexplosivos, en los departamentos de Caquetá, Putumayo y Amazonas.

Cada perro antiexplosivos del Ejército, recibe un completo reentrenamiento cada seis meses (dos por año), con una duración de 21 días.
COMPARTIR